Che, el que soy

Che, el que soy

che-firma

Ernesto Che Guevara de la Serna, hijo de Ernesto Guevara Lynch y Celia de la Serna, nació el 14 de junio de 1928 en la ciudad de Rosario, Argentina, siendo el mayor de cinco hermanos.

Se crió en una familia de ideas progresistas, peleando siempre contra el asma que desde muy niño lo retó a incrementar un espíritu de esfuerzo y perseverancia.

Ingresó a estudiar en la Facultad de Medicina en 1948, carrera que concluyó con intervalos de sus viajes por “nuestra mayúscula América”, donde conoció la realidad de la explotación, discriminación racial y la opresión de cientos de miles de hombres y mujeres, cuestión que le cambió definitivamente.

En 1953 arribó a la Guatemala de Jacobo Árbenz, donde conoció a la militante aprista peruana Hilda Gadea,cuya experiencia de nueve meses le llevó a posiciones más radicalizadas. Al año siguiente, debido a un golpe militar, se enrumbó a México tras asilarse en la embajada argentina.

Guevara vivió dos años en el país azteca, periodo en el que se casó con Hilda y tuvo una hija, Hildita, o “la pequeña Mao” como le decía con cariño. También en esta etapaabrazó la urgencia de la Revolución, luego de conocer a Raúl y Fidel Castro.

El 25 de noviembre de 1956, con un nutrido grupo de revolucionarios encabezados por el propio Fidel, se embarcó en el mítico yate Granma con el fin de dar inicio a la guerra revolucionaria en la Isla. Comenzó así una epopeya en la que terminó de nacer el Comandante Guevara, quien asumió cargos político-militares en la medida que fue se destacó por su tenacidad, su militancia y su capacidad de liderazgo en la estrategia bélica, en la construcción de infraestructura de soporte, en la alfabetización, etc.

Desde agosto de 1958 encabezó la ofensiva a las provincias centrales, logrando consolidar su victoria al tomar la ciudad de Santa Clara, y un tren blindado que transportaba el último contingente de pertrechos al ejército de la dictadura, en los últimosdías de diciembre de 1958.

Triunfante la Revolución e instaurado el primer gobierno revolucionario, Che asumió varios cargos: Jefe Militar de la Fortaleza de La Cabaña, representante diplomático de Cuba en el exterior, responsable del Departamento de Industrialización del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA), Presidente del Banco Nacional de Cuba y, finalmente, Ministro de Industrias, donde desarrolló el Sistema Presupuestario de Financiamiento como forma de administración económica propia para la transición socialista en Cuba.

El 9 de junio de 1959, en La Habana, contraería matrimonio con Aleida March, combatiente cubana, con quien tendría cuatro hijos: Aleida, Camilo, Celia y Ernesto.

En 1965, tras renunciar a sus cargos, con el apoyo de Fidel, partióa la cabeza de un grupo de instructores militares cubanos para apoyar el movimiento liberador en el Congo. Como testimonio de la epopeya escribió: “Pasajes de la guerra revolucionaria: Congo”.

Durante el primer trimestre de 1965 dio paso a una breve estadía clandestina en Praga, Checoslovaquia, donde reflexionó y escribió abundantes e importantes notas sobre los problemas de la transición al socialismo.

En julio de 1966 regresó también clandestinamente a Cuba para terminar de organizar su plan de insurrección continental cuyo centro de operaciones estuvo en Bolivia.

Tras arribar al país altiplánico en noviembre de 1966 y comenzar de hecho la instalación de la guerrilla en Ñancahuazú, por una serie de hechos fortuitos la operación fue detectada, debiendo entrar en combate en una etapa inesperada. El 23 de marzo de 1967, como consecuencia del primer enfrentamiento con las fuerzas militares locales, fundó el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

A escasos meses de haber iniciado la lucha, el ELN terminó dividido y aislado, hasta que, una vez emboscado en la Quebrada del Yuro, el Comandante Guevara fue herido en combate y capturado el 8 de octubre de 1967. A mediodía del día siguiente fue cobardemente asesinado por soldados bolivianos en la escuelita del poblado de La Higuera.

Su legado de amor a la humanidad, su marxismo creador y autóctono así como su coherencia de pensar-decir-actuar lo hacen estar más presente que nunca en estos 50 años de su desaparición física.